Dark-Hunter NS Official-Spanish RPG +18

18. Partida inesperada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

18. Partida inesperada

Mensaje por Styxx de Didymos el Vie Nov 18, 2016 11:05 pm


23 de junio, 9527 a.C.
*Mientras Bethany y yo pasábamos el rato y nos reíamos juntos un grito ensordecedor hizo que nos tensáramos. Era una voz que conocía muy bien, una que de pequeño me había hecho sentir la protección de una madre. Pero ahora gritaba furiosa como si quisiera matarme hasta provocarme una hemorragia nasal.*

*Aquello no hizo más que enardecer mi temor. Tras un rato intentando convencer a Bethany de que debía irse y permanecer bajo la protección de su familia conseguí que accediese a regañadientes. No quería separarme de ella pero, después de perder a Galen no podía ni soportar la idea de perderla a ella.*
*Mi corazón se encogió cuando Bethany pronunció los votos del matrimonio egipcio como si para ella no fuese necesaria la ceremonia para considerarse mi esposa. Besé su mano mientras la correspondía pronunciando los votos y al terminar deslicé en su dedo el anillo de boda que había comprado junto con Galen para Bethany.*

*Más tarde, cuando terminamos de hacer su equipaje nos despedimos con pesar y le prometí que la seguiría de cerca justo al día siguiente y que probablemente la alcanzaría antes de que llegase a casa. Pero había algo con lo que no contaba…*

*Al día siguiente, recogí todo mi equipaje para marcharme, no iba a extrañar nada aquel lugar. Miré la corona de laurel que me había dado mi padre, aquella maldita corona había suscitado demasiados odios contra mí, así que me dirigí a la habitación de mi padre para dejarla allí antes de irme. En el pasillo me encontré con Acheron, su actitud había cambiado, caminaba con una confianza renovada y solo me di cuenta de lo que estaba sucediendo cuando noté que ya no podía oír sus pensamientos. Cuando sus dientes se alargaron se confirmaron mis sospechas* –Eres Apóstolos. *Acheron no podía imaginarse cómo podía conocer ese nombre pues no sabía sobre mi desagradable estancia en la Atlántida. Me amenazó con matarme si se lo decía a alguien pero me importaba poco su actitud defensiva y cuando Ryssa apareció con su sempiterno tono acusatorio salí de allí lo más rápido que pude puesto que no estaba dispuesto a aguantarles.*

*Después de dejar la corona en el despacho de mi padre me dispuse a irme de allí pero al darme la vuelta me encontré con Apolo. Para no perder la costumbre intentó propasarse conmigo, le recordé que me había liberado ante todos pero el dios seguía jodidamente obsesionado conmigo. Y aunque intenté evitarlo terminó manoseándome como siempre ante la atónita mirada de Ryssa que había entrado en el despacho en el mismo instante en que el dios comenzó a alimentarse de mí. Apolo, al no estar dispuesto a soportar su histeria desapareció dejándome solo con la arpía que no dejaba de lanzarme cosas. Mi padre irrumpió entonces en el despacho alertado por los alaridos de Ryssa, quitándole lo que tenía en la mano y se disponía a tirarme. Ryssa pareció calmarse pero cuando se dirigió con calma hacia mí supe que sus intenciones no eran buenas.*

*Había estado esperando su bofetada pero un dolor punzante en mi abdomen hizo que me tambalease hacia atrás. Ryssa había intentado destriparme ante la atónita mirada de mi padre y me había acusado de acostarme con Apolo por tenerle envidia a ella. Mi padre, como siempre demasiado tarde, preguntó si era cierto y por qué no se lo había contado pero francamente no tenía ganas de contarle sobre mi amargo pasado mientras me desangraba. No debería haber perdido el tiempo con Acheron pero ahora ya no tenía sentido lamentarlo*

*Sabía que no moriría pero era difícil explicárselo a mi padre y al médico. Pedí raíz de Morfeo para que el médico la preparase para mí. No me quitaría el dolor pero me mantendría tan desorientado que no me importaría nada y cuando Ryssa volvió a entrar con sus gritos histéricos y sus lloriqueos buscando la aprobación de mi padre vertí más hierbas en una copa de vino y me la bebí de un trago esperando que las drogas me ayudasen a dormir. Y aunque mi mente se resistió como si algo quisiese mantenerme alerta finalmente caí rendido.*

*Justo después de medianoche desperté, todavía mareado por los efectos de la raíz de Morfeo, incapaz de dilucidar el motivo por el que me había despertado. Oí a mi sobrino llorar a lo lejos pero sabiendo lo histérica que Ryssa se pondría si me veía con su hijo decidí quedarme en la cama, seguramente Acheron estaría más que dispuesto a calmar a su sobrino y no merecía la pena preocuparme por el odio de las personas que al día siguiente cuando me sintiese más despejado dejaría atrás para siempre.*

_________________
avatar
Styxx de Didymos

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 24/10/2015
Localización : Katoteros, Palacio Atlante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 18. Partida inesperada

Mensaje por Bet'anya Agriosa el Sáb Nov 19, 2016 2:18 am

Me había despertado por las pequeñas patadas que mi hijo daba en mi interior una y otra vez como si estuviera intranquilo. Una sonrisa se había dibujado en mi rostro a pesar de la incomodidad que eso me provocaba. No había sensación mejor que el sentir a mi pequeño moverse activamente y calmarse de pronto al oir mi voz y mis caricias donde sabía que podía sentir todo ese amor que sentía por él. Lo único imperfecto del momento, era la falta de su padre. Me imaginaba ese momento único en el que estaríamos juntos pero me relajaba saber que quedaba poco para reencontrarnos y que nadie volvería a separarnos.

Estaba tan sumida en mis pensamientos que al oír la voz de mi madre en mi cabeza llamándome no hizo más que cabrearme por romper ese momento de paz, sintiendo la tentación de ignorarla pero como futura madre no me hubiera gustado que mi hijo me ignorara si alguna vez le llamara, asi que decidí hacer caso a su llamado poniendome de pie y vistiéndome para trasladarme desde Egipto al palacio de Katoteros.

Todas las miradas se volvieron hacia mí escandalizándose al darse cuenta de mi estado. Por su manera de comportarse recordé porque había huído de Katoteros cuando se me empezó a notar el embarazo.

Por suerte mi madre se mostró ilusionada sin importar el que se lo ocultara o quien fuera el padre. Por estos gestos tanto de ella como de mi padre me sentía afortunada, siempre se habían desvivido por hacerme feliz y pasar todo el tiempo posible conmigo y eso era único.

Después del desconcierto inicial finalmente me hicieron ver por qué me habían llamado. Apolimia se estaba levantando para atacarnos. No es algo que me importara demasiado ya que yo estaría lejos y mi madre ahora que sabía que estaba embarazada me quería lejos con el bebé donde mi padre podría protegernos pero aun así me pidió que esa noche me quedará ahí con ella, para hacer aquello que ella llamaba cosas de chicas.

Por un momento dudé pensando en mi pequeño pero andábamos con tiempo antes que Apolimia uniera a su ejército y atacara y para entonces yo estaría ya lejos, así que accedí a su petición, aunque aun había algo que faltaba que yo la contara y era lo que más miedo me daba decirle porque no sabía como se lo tomaría.

Me hice del todo el valor del mundo sujetando su mano para poder tirar de ella con suavidad alejándonos de todos los dioses allí congregados. Pidiéndola que no se molestara la dije que tia Ma'at estaba haciendo un brebaje para convertirme en humana. La sorprendió y probablemente la decepcionó también pero debía comprender que era una decisión mía, una decisión meditada y que el convertir a Styxx en inmortal no era una alternativa porque es algo que él jamás aceptaría y yo no estaba dispuesta a vivir una eternidad sin él. Después de conseguir que lo aceptara, nos alejamos hacia mi templo para empezar a vivir esa noche única entre madre e hija para celebrar todo lo bueno que me estaba pasando y que quería compartir con ella.

_________________
avatar
Bet'anya Agriosa

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 24/10/2015
Localización : Katoteros, Palacio Atlante

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/DHNS.OfficialSpanishRPG/

Volver arriba Ir abajo

Re: 18. Partida inesperada

Mensaje por Styxx de Didymos el Sáb Nov 19, 2016 2:20 am

25 de junio, 9527 a.C.

*Me desperté con un fuerte dolor de cabeza, todo me daba vueltas por los efectos de la droga. Me levanté intentando mantener el equilibrio y me preparé para marcharme. Cuando salí, al pasar por delante del cuarto de Ryssa vi algo saliendo por debajo de la puerta, quise ignorarlo pero sabía que algo no andaba bien. Cuando me acerqué pude comprobar que era sangre* Por favor, Ryssa, no… *En un primer momento pensé que podría haberse matado junto a Apolodoro en un arranque de dramatismo pero cuando entré y vi sus cadáveres masacrados en el suelo supe que aquello había sido hecho por alguien más, la maldad humana no tenía límites*

*En algún momento, mientras las emociones me golpeaban dejándome prácticamente catatónico, llegó mi padre. En un principio, roto de dolor mientras sostenía el cuerpo inerte de Ryssa entre sus brazos, me acusó de haber hecho aquello en venganza por haberme apuñalado. No entendía cómo podía él pensar aquello de mí, pero no era momento de intentar razonar con él mientras lloraba destrozado por la pérdida.*

*Xerxes gritaba lo suficientemente fuerte como para despertar a los muertos y, sin embargo, mi hermano no estaba por ninguna parte. Extrañado fui a buscarle y cuando entré a su cuarto lo encontré tumbado en la cama sumido en un profundo estado de embriaguez. Furioso tanto con él como conmigo mismo le golpeé mientras le echaba en cara que había estado borracho y drogado mientras mataban a Ryssa. La realidad era que estaba pegándole tanto a Acheron como a mí mismo porque no podía con la culpabilidad, puesto que podía sentir cada golpe.*

*Cuando Acheron consiguió interiorizar lo que había oído salió corriendo hacia la habitación de Ryssa para comprobar que estaba muerta. Se arrodilló en el suelo, confesando entre sollozos que les había oído gritar, mientras en sus pensamientos maldecía a Artemisa por haber provocado que estuviese drogado mientras masacraban a su hermana y su sobrino.*

*En medio de todo el revuelo Apolo hizo su aparición exigiendo saber quién había provocado aquello. En mi dolor, señalé a Acheron y le dije a Apolo que él los había dejado morir lo que provocó que el dios comenzase a golpear a Acheron hasta hacernos perder el aliento por el dolor. Sentí mis huesos romperse y mi boca se llenó de sangre cuando Apolo cortó con su daga la lengua de mi hermano, el dolor era indescriptible y supe entonces que ambos íbamos a morir. Lo único que me pesaba era que nunca volvería a ver a mi dulce Bet y jamás vería nacer a mi hijo.*

*Artemisa apareció entre las sombras pero a pesar de las súplicas silenciosas de Acheron se mantuvo escondida y se limitó a observar mientras Apolo descargaba su ira contra mi hermano. Un demonio apareció para defender a Acheron y se enfrentó al dios pero este la apartó y devolvió su atención a Acheron mientras Artemisa observaba todo sin mover un solo dedo. Deseando poder degollar a la muy perra me abalancé sobre Apolo para tratar de detenerlo pero no le costó ni una gota de sudor tirarme al suelo. Acheron aprovechó para agarrar el cuchillo que Apolo había dejado caer y entonces Apolo empujó a la demonio contra Acheron haciendo que este la apuñalara.*

*Después de que la demonio muriese en brazos de Acheron, este tomó la daga e intentó apuñalar a Apolo pero el dios se la quitó de la mano y descargó la hoja sobre el pecho de mi hermano, desgarrándole desde el corazón hasta el ombligo. Mi último pensamiento fue el día en que Bet me había dicho que estaba embarazada y con una súplica silenciosa por su perdón por no haber sido el hombre que merecía la oscuridad me invadió mientras mi último aliento abandonaba mi cuerpo.*

_________________
avatar
Styxx de Didymos

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 24/10/2015
Localización : Katoteros, Palacio Atlante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 18. Partida inesperada

Mensaje por Bet'anya Agriosa el Sáb Nov 19, 2016 3:13 am

Sentí un dolor tan fuerte en el pecho que creí que me moría. Algo había pasado y solo quería ir a ver que Styxx estuviera bien pero algo me decía que algo le había pasado y no podría estar tranquila hasta asegurarme. Le trasladé mi miedo a mi madre y ella me dijo que me llevaría para asegurarme que él estuviera bien.

Después de prepararnos, salimos de mi templo para ir a despedirnos de la familia que estaba reunidos en el gran salón de Archon haciendo una gran fiesta como si el mundo hubiera renacido y nada pudiera tocarles pero lo que nos encontramos allí no fue comida y música, felicidad y baile, era una gran desolación provocado por aquella a la que tanto todos le habían temido.

Apolimia había destruído uno a uno a todos los dioses atlantes que antes habían reinado ese palacio. Mi sangre se heló cuando ella posó toda su atención hacia mi madre y hacia mí. Solo me quedaba una alternativa...suplicar para que no le hiciera daño a mi bebé. Entendiendo ese dolor que ella sentía en ese momento en el que su adorado Apóstolos había muerto, tenía que echar mano de ese dolor para que nos dejara vivir.

Pero en el momento que le dije el nombre del padre sentí que había cometido el error más grande. Su odio se agravó y sus ojos turbulentos en ese torbellino plateado se volvieron rojo sangre, arrancándome del vientre el fruto de mi amor por Styxx, inundándose mis ojos en lágrimas al ver a mi pequeño en sus manos tan inmóvil que mi corazón se paralizó por el dolor.

Solo pude acariciarle una única vez antes de que todo se volviera negro y mi mundo se desvaneciera apagándose mi vida de golpe con todos mis sueños.

_________________
avatar
Bet'anya Agriosa

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 24/10/2015
Localización : Katoteros, Palacio Atlante

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/DHNS.OfficialSpanishRPG/

Volver arriba Ir abajo

Re: 18. Partida inesperada

Mensaje por Styxx de Didymos el Sáb Nov 19, 2016 3:14 am

*Permanecía en la orilla del río Acheron, observando cómo Caronte llevaba a Ryssa y Apolodoro a su descanso eterno. Mi padre había puesto ya las monedas en su boca y estaba esperando a que hiciese lo propio conmigo para poder cruzar el río y beber de las aguas del Leteo para poder olvidar el dolor de perder a Bethany y a mi hijo. Y mientras esperaba, sintiendo cada vez más frío pero sin ser capaz de calentarme de ninguna forma me di cuenta de que jamás cruzaría, nunca podría descansar y jamás podría olvidar*

*Poco tiempo después, algo tiró de mí, arrancándome de la orilla del río y transportándome dolorosamente a Didymos. Me encontré enterrado en los escombros de lo que en algún momento había sido el palacio y cuando conseguí salir pude ver el cuerpo de mi padre, yaciendo en el suelo con los óbolos en su mano.* Que Hades os otorgue un palacio en los Campos Elíseos… *Y mientras mecía el cuerpo de mi padre entre mis brazos lo supe. Acheron estaba vivo otra vez, por eso yo había vuelto.*

*Tenía que enterrar a mi padre, así como a mi hermana y mi sobrino pero cuando me levanté para buscarlos Artemisa se apareció ante mí. La diosa dijo que nunca me dejaría volver a lastimar a Acheron. ¿Estaba de broma? ¿La muy perra me acusaba a mí de hacerle daño a mi hermano después de lo que había hecho ella?*

*Sin dejarme llevar por la ira, me limité a pedirle que me dejase ir con mi esposa, pero cuando le dije quién era su cara palideció. Artemisa se apresuró a asegurarme que Apolimia había matado a Bethany. Rugí de rabia mientras negaba efusivamente, ella no podía estar muerta, pero la diosa no hizo más que confirmarlo. Ciego por la ira me abalancé hacia ella, dispuesto a matarla, pero un furioso viento me arrancó del palacio haciendo que me estrellara contra la arena.*

*Miré alrededor confundido, preguntando donde estaba. Artemisa me había trasladado a la Isla Desaparecida, en los Campos Elíseos. Ella insistió en que alguien me llevaría comida a menudo y que allí encontraría todo lo que necesitaba pero aquella ayuda nunca llegó.*

*Atrapado allí, solo y devastado maldije haber luchado por los griegos y también el día en que mi hermano había nacido y juré que si algún día salía de allí le haría pagar con sangre todo lo que me habían arrebatado. Todo lo que había querido en la vida era Bethany, pero ahora ni siquiera podría reunirse con ella en la próxima vida. Lo único que le esperaba era una eternidad de soledad y dolor.*

_________________
avatar
Styxx de Didymos

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 24/10/2015
Localización : Katoteros, Palacio Atlante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 18. Partida inesperada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.